Menú

Capítulo 1: EL DESIGNIO DE DIOS PARA LA HUMANIDAD

En el primer capítulo del Compendio encontraremos un recorrido sobre el gran designio de amor de Dios para con todos los hombres, designio que se remonta a la elección del pueblo de Israel, que tiene su culmen en la persona de Jesús, y que busca llegar a toda persona, para lo cual se vale de la Iglesia, como instrumento instituido por Dios para llevar a todos los hombres su designio de amor.

  1. La acción liberadora de Dios en el Pueblo de Israel
    En el primer apartado se muestra cómo el designio de amor de Dios con los hombres se hace concreto en su cercanía al Pueblo de Israel haciendo con ellos una alianza que ordena todas las dimensiones de su vida: religiosa, cultual, social, política, económica.
  2. Jesucristo cumplimiento del designio de amor del Padre
    Este designio de amor se cumple en plenitud con Jesucristo, él revela que el amor divino es para todos, y así se fundamenta que las relaciones humanas deben estar marcadas por el mismo amor que él nos ha mostrado.
  3. La persona humana en el designio de amor de Dios
    Habiendo recorrido el camino de la Historia de la Salvación y su culmen en Jesús, en este apartado se muestra que toda persona está llamada a  experimentar el amor que Dios nos ha mostrado en Jesucristo, lo que implica dejarse transformar y ordenar toda nuestra vida y nuestras realidades – personales y sociales – a ese amor.
  4. Designio de Dios y misión de la Iglesia
    Ya que el designio de amor de Dios busca alcanzar a todos los hombres, la Iglesia es precisamente la forma por medio de la cual se transmite dicho designio. Ella es la comunidad de seguidores de Cristo que hace presente el Reino, y que hace así posible la renovación de las relaciones sociales y abriéndolas a la espera escatológica de cielos y tierras nuevas