Ser maestro es un Don.

Por: Saul Salazar

“De la sana educación de la juventud, depende la felicidad de las naciones”
San Juan Bosco.

Para un cristiano, la vida es Cristo para Cristo y en Cristo; por lo tanto, se debe preocupar por configurarla a la vida de Cristo. una de las maneras en que Él manifestó que un cristiano puede asemejarse a Él es la del Buen Pastor, un pastor cariñoso, que conoce a cada una de sus ovejas, e inclusive las llama por su nombre y vela por ellas. Tanto las ama que, si se le pierde una, es capaz de dejar el resto del rebaño para ir en busca de la que le falta. A esta figura que Cristo manifiesta de Buen Pastor podemos asemejarla a la labor docente, una labor que implica mucho esfuerzo, estudio, sacrificio y paciencia, que es tan demandante y desgastante.

Qué labor tan grande la que ejerce un docente, y la responsabilidad que tiene en sus manos, puesto que tiene el presente y el futuro de la sociedad. La profesión docente es un trabajo muy exigente y a la vez muy noble, y a veces muy poco reconocido. Tal vez veamos maestros fuera de sus aulas, faltando a sus labores de maestros, sin importarles el crecimiento de sus alumnos, pero hay muchos más que se esfuerzan cada día por hacer que sus alumnos se vuelvan gente que aporte un bien a la sociedad, maestros que dan la vida por sus alumnos, que se desgastan por ellos y no solo porque sea parte de su trabajo, sino como una respuesta al vínculo que se crea. Tan grande es dicho vínculo que en algunos casos los maestros ven a sus alumnos como hijos; esto los hace esforzarse para darles el mejor acercamiento a la Verdad, e ir en búsqueda del alumno más rebelde (la oveja perdida) que es la que necesita mayor comprensión y amor.

Los maestros deben de tomar en cuenta que están trabajando con personas que se están formando un criterio e identidad y, por ende no deben imponerles sus propios criterios e imponerles ideologías que vayan en contra de su Fe, valores y dignidad como personas.

Algunos de los consejos que Don Bosco recomendaba a sus maestros salesianos, y que me parece importante rescatar son: 1.- El educador debe hacerse amar si quiere obtener el amor y respeto de sus alumnos. 2.-Nunca corregir en público, sino en privado y usando la mayor prudencia y paciencia, apelando a la razón y caridad. 3.- Una de las razones del éxito del sistema preventivo pasa por la difusión y consentimiento de todos los miembros de la comunidad de las normas y reglamentos institucionales.

Ante este mundo que avanza a pasos agigantados y la globalización, los docentes deben estar actualizados en información e innovación pedagógica y en recursos como las nuevas tecnologías. Esto solo se puede alcanzar mediante el estudio, la capacitación y formación constante. No cabe duda que la docencia es un excelente camino a la santidad.

Escriba una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.